Estrategias virtuosas: De esas que poco se conocen

por | Abr 3, 2024

En el competitivo mundo de los negocios, tener una gran idea es sólo el comienzo, pero si ese viaje no tiene una estrategia clara que lo guíe, el sueño terminará mucho antes de empezar.

Muchos empresarios tienen ideas brillantes pero es muy común que estas no se conviertan en empresas exitosas y sostenibles en el tiempo, y esto se debe a una sencilla razón, NO TIENEN ESTRATEGIA.

La clave es diseñar estrategias efectivas y ganadoras que puedan impulsar el negocio y plantar las bases necesarias para que este se mantenga a lo largo del tiempo y sea exitoso.

Pero ahora la pregunta del millón, ¿Cómo creo una ESTRATEGIA?

Si bien las buenas ideas son esenciales, son la planificación y ejecución estratégicas las que realmente diferencian a las empresas victoriosas del resto, ahora, te explicaré un poco más a detalle a qué me refiero.

La planificación estratégica es un proceso clave, y que debería ser básico en todos los negocios, pero la realidad es que no siempre es así. A mí personalmente y con todos mis clientes me gusta aplicar una mezcla entre la parte investigativa y la táctica. La primera la dividimos en 3 partes:

  1. Establecer objetivos claros, y sé que suena como la acción más lógica de todas, pero les sorprendería ver la cantidad de empresas que no saben cómo fijar objetivos realistas.
  1. Analizar el mercado y tu negocio, porque es indispensable saber en donde te encuentras, quienes son tus competidores, cuáles son las tendencias del mercado y sobre todo entender cuál es el lugar de TU empresa en ese entorno, recuerda que no todos los mercados son para tí; esto lo puedes hacer siguiendo alguno de los métodos existentes para analizar el entorno, igual te dejo una pequeña lista al final.
  1. Comprender el público al que te quieres dirigir, este es de los puntos más importantes, y el que más falla en todas las empresas, porque no se toman el tiempo de analizar a su público objetivo un poco más profundo, para saber exactamente si esa idea que nos parece grandiosa, realmente se conecta con alguno de sus puntos de dolor o necesidades.

Estos elementos crean la triada perfecta para diseñar un mapa de ruta que nos permite desarrollar la segunda parte, la “táctica” que nos indique claramente las acciones a seguir para lograr nuestras metas.

Si, es necesario tener buenas ideas, diferenciadas y que se destaquen en un mercado tan variado y competitivo, pero no es suficiente, debemos ir más allá, debemos crear un plan integral que fortalezca nuestra idea y nos permita crear un plan integral con acciones que nos permitan afrontar los desafíos, aprovechar las oportunidades que surgen todos los días, y sobre todo, alcanzar nuestros objetivos.

Por eso siempre me gusta complementar esos tres puntos mencionados anteriormente con un plan de acción claro, que contenga diferentes actividades y canales, siguiendo esos objetivos planteados, entendiendo nuestro entorno y sobre todo nuestro público objetivo.

Una estrategia bien pensada nos da dirección, enfoque y un marco para la toma de decisiones, porque las ideas buenas no necesariamente son buenos negocios, pero puedes convertirlos en uno.

La verdad es que tener una estrategia sólida es crucial, pero la magia ocurre en la ejecución. Implementar planes de manera efectiva, adaptarse a los cambios en el mercado y mantenerse ágil en la parte táctica son componentes vitales para convertir tu estrategia en exitosa.

Listado de herramientas para el análisis estratégico del entorno.

– Dofa o FODA.

– Pest.

– Análisis de recursos

– 5 fuerzas de porter

– Came

Y el que más nos gusta WARREP. Nuestra metodología permite cuidar TU reputación.

Si te interesa saber un poco más sobre alguna de ellas, déjamelo en los comentarios y lo conversaremos en la próxima edición.


Comparte este artículo