articulo con personas reunidas en oficina para articulo sobre escucha activa

Escucha Activa, la clave para una buena comunicación

por | Dic 20, 2022

Te contaré en qué consiste y porqué es importante para entender y hacerse entender

El arte de la Escucha Activa es una de las habilidades más importante a desarrollar para cualquier persona, independientemente de su edad, pues es la única manera de garantizar una verdadera comunicación.

Cada uno de nosotros posee distintas habilidades y formas de interpretar el mundo, por lo que la capacidad de escuchar activamente al otro puede generar una gran diferencia a la hora de comunicarnos.

…Pero ¿qué es la Escucha Activa?

Para poder explicar qué es tenemos que empezar por hacer una distinción entre “oír” y “escuchar”.

Según la RAE, el término “oír” hace referencia a percibir sonidos con los oídos,  mientras que “escuchar» involucra una capa adicional: “prestar atención a lo que oímos”.

En este sentido, el acto de escuchar supone una actitud consciente y la capacidad de prestar atención a lo que el emisor, sea una persona, una canción, una película está proyectando.

En el caso de la Escucha Activa se trata de concentrarse por completo en aquello que la otra persona nos está diciendo, en demostrar una actitud abierta a comprender lo que el otro nos dice con sus palabras y gestos. 

En un artículo anterior conversamos sobre la Comunicación Asertiva y cómo es una herramienta poderosa para concretar ventas o hacer negociaciones, pero su foco está en aquello que expresamos para lograr que el otro nos interprete de manera correcta.

En el caso de la Escucha Activa el foco se centra en el otro, en nuestro interlocutor y en todo lo que hacemos para entender su mensaje y crear un flujo de comunicación abierto, sincero y constante.

Ambas son estrategias de comunicación que forman parte de un todo a la hora de conectarnos con los otros, bien sea en una conversación cotidiana o cuando hacemos negocios que están vinculadas a nuestra capacidad de ser empáticos y a la inteligencia emocional.

La buena noticia es que, al igual que la Comunicación Asertiva, la Escucha Activa son técnicas que se pueden desarrollar a través de distintas técnicas. 

Técnicas para mejorar la Escucha Activa

En cualquier tipo de comunicación es importante respetar las normas del buen oyente y el buen hablante que desde pequeños nos han enseñado en casa que significan las “reglas mínimas” de respeto a la hora de comunicarnos.

En el caso de la Escucha Activa se trata de un proceso consciente en el que buscamos mejorar nuestras habilidades comunicativas, bien sea para fines personales o profesionales. Las técnicas para desarrollarla se podrían resumir en cinco:

  1. Escucha, sin interrumpir:

Es normal que todos sintamos el impulso de participar en cuando estamos conversando. Expresar nuestras ideas o dar nuestra opinión es una parte de la naturaleza como seres gregarios. 

Sin embargo, en la Escucha Activa es importante que le dediques toda tu atención a lo que el otro te está diciendo o expresando. Toda tu energía debe estar en tu interlocutor y que evites interrumpir lo que dice, hasta que sea el momento oportuno de hacerlo. 

  1. Evita los juzgar 

Otro aspecto importante en este tipo de comunicación es estar abierto a escuchar, sin emitir juicios o sacar conclusiones,  ya sean positivas o negativas. 

Pero más allá de ello, este punto trata de evitar que esos pensamientos inherentes a tu monólogo interno, te distraigan de lo que te están diciendo. Simplemente concéntrate en lo que están diciendo.

  1. Resiste la tentación de dar consejos

Muy de la mano con el punto anterior, en la Escucha Activa es importante tratar de no “solucionar” el problema del otro o dar consejos, a no ser que sean solicitados explícitamente.

Recuerda que los consejos, por lo general, están asociados a un contexto que puede que no sea el mismo que el nuestro o que la solución que estemos aportando no sea adecuada.

  1. Haz referencia a lo que estás escuchado

Las personas, por lo general, tenemos un tiempo muy breve de atención, lo que dificulta que recordemos detalles de conversaciones anteriores.

Una manera de demostrarle al otro que le estás prestando atención es hacer preguntas o parafrasear lo que te dijeron, cuando el momento sea oportuno.

Está práctica te ayudará a hacerle entender a tu interlocutor que entendiste lo que estaba tratando de decir o puede servir para aclarar o profundizar algún punto de la conversación. 

  1. Cuida de tu lenguaje corporal y no verbal

¿Alguna vez te ha pasado que estás conversando con alguien y está distraído viendo a otro lado o revisando su celular? Independientemente de tu capacidad “multitasking” es importante que mires a tu interlocutor y que tus gestos refuercen tu atención.

En este punto también es importante cuidar de tu capacidad de “leer el ambiente” y procurar que tus gestos y expresiones sean cónsonas con el mood del momento. La capacidad de ser empáticos, también se refleja en cómo nuestra actitud es la adecuada para el tono del momento.

Como comenté algunas líneas más arriba, la Escucha Activa además de ser una herramienta poderosa para conectar y comunicarnos con los demás, también significa beneficios increíbles para la construcción de la reputación corporativa de tu marca.

Bien sea presencial o a través del social listening, tener la capacidad de escuchar con la intención consciente de prestar atención y escuchar al otro, a tus competidores o lo que dicen de ti en el mundo digital te puede ayudar a mejorar la manera en la que tu marca o negocio es percibido.

En suma, una Escucha Activa eficiente te ayudará a crear conexiones de valor, generar confianza y construir con base a la coherencia y consistencia con lo que eres y expresas.

¿Quieres conversar más sobre estos temas? ¡Te invito a agendar una cita y a tomarnos un café!

Comparte este artículo